Crítica: Lightyear entretiene sin alcanzar la estratosfera de Pixar | QiiBO QiiBO

Crítica: Lightyear entretiene sin alcanzar la estratosfera de Pixar

Cuando eres uno de los estudios más aclamados de los últimos 27 años, las expectativas de cada nuevo proyecto son siderales, por lo que decirles que Lightyear está “ok” tiene un efecto distinto comparado con otros creativos. En la escala de Pixar, Lightyear cae firmemente en el medio, lo cual la sigue haciendo una excelente oferta para el cine, aunque no sea una de las joyas de la corona.

Lightyear es una divertida experiencia para toda la familia, mezclando acción, humor y aventura. Mejor todavía, es un tributo a la ciencia ficción como genero aspiracional, proyectando un futuro optimista de la raza humana en exploración y superación. La ciencia ficción ha funcionado como vehículo literario presentando infinidad de ansiedades, desde la primera historia bajo la pluma de Mary Shelley sobre la mortalidad humana, y las consecuencias del hombre infringiendo las leyes de la naturaleza, hasta Godzilla siendo una representación de la bomba nuclear en 1954, o la burocracia gubernamental en el 2016 con Shin Gojira. Pero de vez en cuando la ciencia ficción imagina mejores mundos, resultado del trabajo arduo de nuestra especie, luego de superadas las mayores diferencias entre nos.

En este mundo de Toy Story, Lightyear es la película que Andy vio en 1995, convirtiéndolo en seguidor fiel de Buzz Lightyear, juguete con la voz de Tim Allen. Eso significa que, aunque para nosotros es un filme animado, dentro de ese mundo Lightyear equivale ver “live-action” como Star Wars o Star Trek. Buzz Lightyear (voz en ingles de Chris Evans) despierta de su sueño criogénico cuando la nave/estación espacial donde reside junto a cientos otros, detecta vida en un planeta desconocido. Las formas orgánicas de este mundo resultan demasiado agresivas para vida humana pero, intentando despegar de regreso al espacio, Buzz accidentalmente daña la nave, obligando a todos quedarse en este nuevo planeta, estableciendo una colonia.

Decidido redimir su error, Buzz comienza una serie de experimentos para encontrar el combustible que les permita entrar en híper-velocidad. El problema es que cada intento le toma unas horas, mientras, para el resto del planeta, son unos cuatro años. Pero, Buzz está completamente decidido completar su misión, a pesar que le cueste vivir una vida normal como el resto de la nueva sociedad, especialmente Alisha Hawthorne (voz en ingles de Uzo Aduba), su antigua compañera de armas. Mientras Buzz se mantiene de la misma edad, Alisha y el resto de su colonia construyen nuevas vidas incluyendo descendencia. Cuando Buzz finalmente encuentra la formula correcta, regresa para encontrar una invasión extraterrestre liderada por el robot Zurg (voz en ingles de James Brolin), que tendrá que combatir con la ayuda de los cadetes Izzy (voz en ingles de Keke Palmer), Darby (voz en ingles de Dale Soules), Mo (voz en ingles de Taika Waititi), y el mejor personaje de la película: Sox (voz en ingles de Peter Sohn), un gato cibernético asignado como asistente emocional de Buzz.

No quiero pensar que el futuro de Pixar sea estrenar en cine solamente filmes conectados a franquicias existentes, mientras creaciones originales como Soul, Luca, o Turning Red, se mantendrán en Disney Plus. Prefiero pensar que todavía vivimos bajo los efectos de una pandemia global, por lo que prefieren ser cautelosos. Lightyear cumple su cometido de ser un buen regreso al cine familiar, sin llegar a los más altos niveles que Pixar nos tiene acostumbrados pero, con suficiente combustible para encender un rato. Galácticamente recomendada.

Comments are closed here.