Crítica: The Unbearable Weight of Massive Talent | QiiBO QiiBO

Crítica: The Unbearable Weight of Massive Talent

Si no sabes nada de Nicolas Cage, entérate de esto: su primer hijo se llama Kal-El Coppola Cage. Si, le puso el nombre Kryptoniano de Superman, y el apellido que adoptó para su carrera profesional, también basado en un superhéroe (Luke Cage). Y tiene todo el sentido del mundo porque, al igual que los personajes de comics, Nicolas Cage es completamente único en su clase, con poderes que nadie más posee. Muchas conversaciones, escritos y videos existen analizando el fenómeno de ser Nicolas Cage (les recomiendo este de Te Lo resumo Así Nomás que, aunque no estoy completamente de acuerdo con sus conclusiones, presenta muy bien los atributos que distinguen a Cage), pero al final del día algo está claro: no existe otro como él.

The Unbearable Weight of Massive Talent es una divertida, cariñosa oda a Nicolas Cage; una parodia, sátira, mitad carta de amor, mitad celebración de quien lleva sobre 30 años dejando su marca en la industria como pocos han podido. Un hombre meme, un artista de corazón, llevándolo en la sangre, pues pertenece a la familia Coppola; sobrino de Francis Ford Coppola (The Godfather, Apocalypse Now), y Talia Shire (The Godfather, Rocky), y primo de Sofia Coppola (Lost in Translation), entre otros. Pero no es el apellido que lo define, es su presencia. Desde su maniaca energía, su intensidad, hasta su profunda expresividad en los roles más callados, Cage es un imán natural, donde quiera que esté en pantalla los ojos van hacia él. Pero también es una extraña criatura para quien a veces no saber lo que significa sutileza, aunque eventualmente eso termine siendo otro de sus atractivos.

En esta comedia dirigida por Tom Gormican (Ghosted), quien co-escribió junto a Kevin Etten (Scrubs), Nicolas Cage es “Nick Cage”, una versión ficticia de el mismo con varias situaciones en común; su carrera lleva tiempo en descenso, problemas económicos causados por irresponsable manejo del dinero, y una reputación de poco sutil en sus trabajos, aparte de su esfuerzo intentando reconectar con su exesposa Olivia (Sharon Horgan) y su hija Addy (Lily Sheen). Cuando no logra conseguir el rol que esperaba darle su regreso al tope del negocio (“aunque no es que yo me haya ido a ningún lado”, dice seriamente), decide aceptar la oferta más valiosa que ha recibido en bastante tiempo: un magnate español llamado Javi Gutiérrez (Pedro Pascal) le ofrece un millón de dólares para que asista a su cumpleaños en Mallorca. Javi resulta ser probablemente el fan más grande que exista en la tierra de Cage, y su invitación oculta la verdadera intención de ofrecerle un guion para una película que sea protagonizada por Nick.

El problema es que Javi realmente es líder de una banda internacional de narcotraficantes, que recientemente secuestraron la hija de un alto político, mantenida como rehén en el mismo lugar donde invitó a Cage. Cuando Vivian (Tiffany Haddish) y Martin (Ike Barinholtz), dos agentes de la CIA, reclutan a Nick para ayudarlos con la investigación, decide aceptar de guion de Javi usándolo como excusa para pasar más tiempo juntos pero, inadvertidamente terminan convirtiéndose en grandes amigos, ante la frustración de los agentes, y la sospecha de Lucas (Paco León) primo y lugarteniente de Javi.

Adicional de ser un estudio de Cage como figura, The Unbearable Weight of Massive Talent es también una observación a la cultura de celebridad, el desarrollo creativo, y las contradicciones de una industria que exige originalidad y naturalidad, pero premia repetición y superficialidad. Aunque nunca logra penetrar tan profundamente como hubiera querido en nada de lo anterior, sus defectos son hábilmente tapados por la química de ambos protagonistas. Cage definitivamente disfruta burlarse de la presencia cuasi esotérica que ha creado en su carrera, mientras Pascal es un absoluto derroche de carisma, simpatía y gracia como nunca lo habían dejado ser en otras producciones. El resto del elenco funciona capazmente como apoyo, especialmente León como el mafioso Lucas intentando entender la locura de Javi por Nick, y Horgan como la sensata ex pareja de Cage, inmune a la personalidad construida por este en su carrera.

Repleta de risas y mucho corazón, The Unbearable Weight of Massive Talent es una de mis películas favoritas en lo que va del año, la pasé fantástico viéndola, me hubiera quedado viendo más, ¡Altamente recomendada!

Comments are closed here.